viernes, 13 de marzo de 2009

LA CRISIS TAMBIÉN NOS ENSEÑA


En estos momentos en que vivimos una crisis en todo el planeta, no debemos atemorizarnos, por el contrario, es la oportunidad de aprender de nuestros errores y sacar las mejores lecciones para caminar mirando el mañana con paso firme y seguro de cara a la adversidad. Siendo mejores que antes y aprovechando todo el potencial que poseemos.

Reforzando mi humilde comentario, transcribo un texto que circula en Internet y se le atribuye a uno de los grandes científicos de la historia de la humanidad.

Actitud frente las situaciones adversas también llamadas crisis. (Traducción adaptada de un texto de Albert Einstein escrito en los años 30).

“Crisis: Problema, conflicto, situación delicada
Crisis: Mutación considerable en una enfermedad tras la cual se produce un empeoramiento o una mejoría
Crisis: Cambio importante en el desarrollo de un proceso que da lugar a una inestabilidad.

No pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos. La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, es entonces donde la imaginación puede dar el máximo de sí misma, es entonces donde la creatividad puede lucir por encima de los que repiten aquello de "siempre se ha hecho así…"

Los descubrimientos y las grandes estrategias nacerán de momentos de dificultad y de superación.

Los descubrimientos y las grandes estrategias nacerán de momentos de dificultad y de superación.

Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y da por buenos los problemas sin buscar sus soluciones. La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia. El inconveniente de las personas es la pereza, el conformismo para encontrar las salidas y soluciones.

Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Un paseo turbio y tedioso que no mereceríamos fuera contado.

Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada Uno. Hablar de crisis es promoverla, es poner sobre la mesa de operaciones, desguazarla, diseccionarla, reventarla…por el contrario, no afrontarla, acallarla es avivarla.

En vez de esto trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora que es la tragedia de no querer luchar por superarla.

Depende en gran medida de nuestra voluntad y de nuestro talento estar en la lista de supervivientes”.

“En los momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento”.